Rincones de León en Madrid (opciones para cuando no puedes coger la A6)

Cuando se va acercando el fin de semana o se juntan unos días libres, en la cabeza de muchos leoneses dispersos por el mundo aparece el pensamiento de aprovechar para desplazarse a su lugar de origen. A veces los compromisos hacen que no tengamos ni siquiera opción de poder volver a la tierra y otras veces el cansancio acumulado por las largas jornadas laborales nos hace preferir tomarnos un descanso y quedarnos en nuestros hogares en el exilio.

Si pasan varias semanas en las que por “h” o por “b” no haces el viaje, la morriña va creciendo. Entonces ni el mapa de la provincia o la bandera de León colgados sobre el sofá, ni las reservas de comida que nos hemos traído en anteriores viajes, ni la lectura de la prensa de la tierra son suficientes para calmar la necesidad de pisar el suelo en el que nos hemos criado. Son esos momentos en los que tanto se agradece ver los documentales de un País para comérselo dedicados a la provincia (ya sea “León en el camino” o “Bierzo jardín del edén”), ver por televisión un partido del Ademar en ese pabellón que tantas veces hemos pisado o releer la ruta de Julio Llamazares por el río Curueño.

Mapa en relieve de la Provincia de León

Si vives en Madrid tienes la suerte de disponer de algunas opciones para sentirte un poco más cerca de casa. Desde 1951 los leoneses contamos con nuestro propio espacio en la capital, La Casa de León, un lugar de encuentro para leoneses y para cualquiera que quiera acercarse (podéis estar seguros de que os recibirán con los brazos abiertos). Si os pasáis por allí podéis conocer un poco más nuestra cultura disfrutando de las variadas actividades que realizan (San Froilán también se celebro en Madrid) o de nuestra gastronomía tomando algo en la cantina, en las degustaciones de productos que celebran o encargando una comida. También disponen de una interesante oferta para empresas y emprendedores (no todo va ser cultura y gastronomía).

Los productos de León se pueden encontrar en muchos lugares y no es raro encontrarte en la carta de bares y restaurantes raciones de cecina, vinos del Bierzo o carnes de nuestras ganaderías. Sin ir más lejos en el remozado Mercado de San Miguel puedes comprar legumbres leonesas o carnes de Valles del Esla para llevártelas a casa o que te las preparen allí para tomártelas acompañadas de unas cervezas.

Carne Valles de Esla en el Mercado de San Miguel

Pero si os levantáis un sábado con hambre de productos de León, hay un establecimiento en el que os sentiréis como en casa. Se trata de la Casa de Comidas Prada a Tope, situada en la calle Príncipe del centro de Madrid (también podéis encontrarles en Pozuelo). Cualquier leonés y más si es berciano conoce perfectamente a José Luis Prada, así como su imagen presente en todos los productos que ofrece y seguramente también haya pasado por el Palacio de Canedo situado en Canedo.

Esta claro que no es lo mismo que pisar el palacio, pero según entras en el establecimiento te sientes en casa. El local ambientado en el Bierzo y plagado de fotos y detalles de la zona te hace volar hacia la tierra donde nace el concepto “A Tope”. Si a esto le añades el trato del personal, comer allí se convierte en una experiencia que durante un par de horas te traslada a muchos kilómetros de la capital.

Casa de comidas Prada a Tope

La carta es sencilla (montada en un marco de madera) y en ella advierten que no tienen una gran variedad de platos y que prefieren ofrecer una selección de productos de la mejor calidad. En nuestra ultima visita invitamos a degustar nuestra tierra a cinco amigos que quedaron muy satisfechos de la comida que disfrutamos y al ser varios pudimos probar distintos productos aconsejados por el personal (un acierto escuchar sus consejos).

Decidimos compartir todos los platos y al final tomamos cuatro entrantes y un segundo, todo ello bañado por un tinto Mencía de la casa, producido con la uva vendimiada en las viñas del palacio. El vino del Bierzo es cada día mas apreciado fuera de nuestras fronteras y siempre sorprende a la gente más acostumbrada a Riojas o Riberas.

Como entrantes disfrutamos de la empanada de Cacabelos, la tradicional morcilla leonesa, unos pimientos asados con el característico sabor a humo y un revuelto con cecina. Nos quedamos con ganas de pedir algún entrante más, pero las raciones son generosas y fue un acierto no excedernos en el número de platos.

Para completar la comida compartimos dos entrecots de Buey acompañados de patatas e higos tras la recomendación del camarero. Difícil decisión pudiendo elegir también entre las costillas adobadas de matanza, el botillo o los tacos de carne roja con higos zoupeiros.

Entrantes, entrecot y vino ecólogico del Palacio de Canedo

Y otra cosa antes de terminar, debéis saber que a parte de disfrutar de una buena comida, podéis llevaros a vuestra casa una parte del Bierzo. En el mismo local podéis comprar una gran variedad de las conservas naturales o de los licores que se producen bajo la marca Prada a Tope.

Productos Prada a Tope

Totalmente recomendable. Buen precio, buenos productos y un excepcional trato harán que pases una comida inolvidable y que seguramente repetirás.