Las hamburguesas del MUSAC

Si hay un emblema del siglo XXI en León, ese es el MUSAC (Av. Reyes Leoneses, 24, 24008 León). El Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León es seguramente el edificio más singular de la última década en León, obra del estudio Mansilla y Tuñón, ha sido reconocido con numerosos premios y galardones (incluido el Premio Mies van der Rohe, la “Champions League” de la arquitectura contemporánea).

Pero la singularidad del edificio va mucho más allá de sus coloridos ventanales, inspirados en las vidrieras de la Pulchra Leonina. Desconcertantes retrospectivas, sonidos inclasificables, películas de culto o los desfiles de moda más transgresores son algunos de los eventos culturales que ha acogido este edificio, sin duda todo un emblema para los leoneses más “cool”.

Caña en el MUSACCaña en el patio del MUSAC

Hablando de León, no resulta extraño que el rincón con más historia del MUSAC sea el espacio dedicado a la restauración. El restaurante Vivaldi en la planta de arriba y la cafetería Cidón en la planta baja, son la herencia viva de Carlos Domínguez Cidón, el primer chef leonés con estrella Michelín y seguramente uno de los mejores embajadores que ha tenido la gastronomía leonesa.

Hoy nos centraremos en la Cafetería Cidón, una propuesta de “fast food” muy leonesa, parada obligada para el visitante y siempre que el tiempo lo permita, en la terraza del patio principal del museo. Con una carta que va de la pizza de queso Conde Duque con chorizo de León a los garbanzos de Pico del Pardal con careta de cerdo, pasando por propuestas más internacionales como las verduras en tempura crujiente y por supuesto con una variada carta de hamburguesas.

Carta Cafetería CidónLa original carta de la Cafetería Cidón

Decidirse por una de las hamburguesas de la cafetería Cidón puede ser una tarea más que complicada si no vas a tiro fijo, las opciones: hamburguesa de sepia fresca (con cebolla confitada, ali-oli y pan negro), de verduras con romesco y pan de vegetales (ideal para vegetarianos) o las de buey Valles del Esla en sus dos variantes (sola o acompañada de picadillo en el formato “chichiburguer”). Nosotros teníamos mono de carne y nos decidimos por las dos hamburguesas de buey y una ración de patatas fritas con sal de ajo.

Hamburguesa de Buey Valles del Esla:

Todo lo que podamos decir de uno de los productos con más caché de la provincia es poco. Descansando sobre una cama de lechuga de la tierra y protegida por pan de sésamo, se trata una carne roja que se aconseja degustar “al punto” y siendo puristas sin salsa de tomate, kétchup ni mostaza. Sabrosa, tierna y jugosa, es 100% carne de bueyes criados en la montaña de León y procesada en el macrocomplejo de Valles del Esla S.A., bajo los más exigentes estándares de calidad.

Hamburguesa Buey MUSACHamburguesa de Buey Valles del Esla

Chichiburguer:

Una interesante apuesta de la Cafetería Cidón, una hamburguesa que mezcla carne de buey de Valles del Esla con “chichos” o picadillo, otro de los productos cárnicos más típicos de León. El resultado es más que sorprendente, a la jugosidad de la carne de buey hay que añadir el regusto picante del picadillo, la materia prima del chorizo de León, una hamburguesa ideal para las, cuando menos, frescas noches leonesas. Aparte de la mezcla de dos tipos de carnes típicas leonesas, esta hamburguesa va acompañada de tomate fresco en rodajas y patatas fritas chip, sin duda una manera singular de degustar carne de buey de León.

Chichiburguer MUSACChichiburguer: Buey y Chichos

Por poco más de 8 € tenéis a vuestro alcance un manjar de pura carne leonesa en un entorno diferente, el MUSAC. Imperdonable si eres leonés y aún no lo has probado e imperdible si estás de paso por la capital del Bernesga y quieres llevarte un buen recuerdo gastronómico.

¡Buen provecho!

341 Kilómetros

341 kilómetros separan mi casa en Madrid, de la casa de mis padres en León. Con el paso de los años el trayecto se hace monótono y el mejor momento del viaje llega cuando pasas Benavente, ves el cartel que señala el comienzo de la provincia de León y sabes que no queda nada para llegar (la experiencia contraria se vive a la vuelta al llegar al cartel que anuncia el inicio de la provincia de Zamora).

En los casi siete años que llevo fuera de León he vivido en seis barrios diferentes, pero hay una experiencia que se repite con cada cambio de residencia. Es el momento de seleccionar los lugares donde hacer la compra, no la de artículos genéricos que puedes encontrar en cualquier supermercado, más bien la de productos en los que buscas algo más. Nos referimos a la fruta, la verdura, las legumbres o la carne. Esos alimentos recién recogidos de la tierra o salidos de las ganaderías leonesas, que nuestras madres bajan a comprar al mercado del Conde, al de la Plaza Mayor o a las tiendas tradicionales del barrio.

Aquí también hay mercados (y muy buenos), pero resulta complicado encontrar todos y cada uno de los productos que deseas, con la procedencia que buscas y a los precios a los que estás acostumbrado. Esto produce que cada viaje por la A6 dirección Madrid conlleve que el maletero vea ocupada gran parte de su capacidad por multitud de alimentos con origen leonés.

Hay tres productos que me resulta difícil encontrar fuera de León a un precio razonable y sin recorrer la ciudad para localizarlos:

Carne de Buey

Entrecotte de Buey Valles del Esla

Siempre ha estado ahí, pero de un tiempo a esta parte se esta abriendo camino en el mundo de las carnes más sabrosas y deseadas. En León tenemos dos exponentes de esta tendencia.

En Jiménez de Jamuz se encuentra el restaurante “El Capricho”. Medios nacionales e internacionales como Time o The Guardian se han hecho eco de la calidad de la carne servida por José Gordón, que presta especial atención a la selección de las reses, a su cría y al posterior macerado de la carne.

Pero si quieres llevarte a casa unas buenas piezas de carne, la carne de “Buey Valles del Esla” es lo que buscas. Se trata de una carne de reconocido prestigio que puedes comprar en formatos como el chuletón, el entrecot o en hamburguesas. Una carne con sabor que no deja indiferente y que aunque no es de las más baratas, te dejará más satisfecho que un triste filete de vaca de los que puedes encontrar en esas horribles bandejas del supermercado.

Morcilla

Morcilla de León

Sin arroz, claro está. Es muy habitual encontrar morcillas de distintas regiones en los comercios, pero la de León resulta realmente difícil de encontrar fuera de la provincia. La leonesa básicamente tiene sangre y cebolla, dos ingredientes que se juntan para formar uno de los productos más representativos de la gastronomía leonesa. Si la cocinas a la plancha y la untas sobre un pedazo de pan tostado con aceite estará deliciosa, pero no es la única manera de disfrutarla. Si pruebas a incorporar la morcilla a los ingredientes de tus platos habituales puedes darles un toque diferente: a la tortilla de patata, pasando por una empanada a base de manzana reineta y piñones o ¡hasta en una pizza!. Un sabor muy nuestro y cada vez más utilizado en recetas elaboradas.

Cecina

Cecina de vaca

Otro de los productos estrella de nuestra gastronomía. Aunque se puede encontrar de chivo, de toro de lidia o de otros animales, la más conocida es la de vaca. Hasta hace no mucho tiempo era bastante habitual invitar a cenar a casa a algún amigo foráneo que nunca la hubiera probado y ver como se sorprendía con su sabor (estas catas se convierten en pedidos cada vez que alguien se entera de que viajas a la provincia). Actualmente, es bastante frecuente encontrarla en la carta de muchos restaurantes y normalmente no es de los platos más baratos de la misma. Al igual que la morcilla ha dejado de ser un producto que se consume solo y desde hace años en las pizzerías de León se puede pedir una pizza “Leonesa” (con cecina como ingrediente principal) y también encontramos Chefs de prestigio que la emplean en sus creaciones.

Aunque nos hemos centrado en estos tres, es infinita la lista de los productos que de vez en cuando recorren la autovía con nosotros. Hogaza de pan de pueblo, chorizo, vinos Tierras de León o del Bierzo, queso de oveja, manzana reineta, picadillo de matanza, puerros de Sahagún y un largo etcétera que os iremos mostrando en próximos artículos.

La Cereza: Otro de los tesoros del Bierzo

Llevamos varias semanas viendo todo tipo de cerezas en las mejores fruterías del país, más oscuras o más claras, más grandes o más pequeñas, más caras o más baratas, importadas o nacionales, pero el caso es que a los bercianos no les extraña que sus cerezas se abran paso con fuerza entre las múltiples variedades que hay en la península. Y eso es motivo de orgullo y una razón más que suficiente para compartir el momento en todas las redes sociales posibles y ya, si la experiencia con la Cereza del Bierzo viene de la mano del equipo del restaurante Cocinandos, no hay excusa para no tuitearlo, subirlo a instagram o compartirlo en facebook.

Lo de que El Bierzo es una región de una riqueza de sabores inigualable no vamos a descubrirlo nosotros, pero si que es un espectáculo asomarse al mercado de la Plaza de Abastos de Ponferrada cualquier miércoles o sábado, que son los días de mercado, y ver a los agricultores de la zona (¡eso sí que es agricultura ecológica!) exhibiendo los mejores tomates, manzanas, pimientos, berzas, ciruelas, peras, castañas y un larguísimo etcétera en donde en estos meses también tiene su sitio la cereza. Tal es el nivel y las expectativas positivas que genera la Cereza del Bierzo que en un futuro no muy lejano, seguramente a principios de 2015, hablemos de un producto con sello de calidad propio, que comparta espacio con los otros referentes de la huerta berciana: La Manzana Reineta, la Pera Conferencia, la Castaña y el Pimiento Asado del Bierzo, en la incomparable sede de los Alimentos de Calidad del Bierzo, en Carracedelo.

Nos dicen Leonisa y Yolanda, dos de nuestras proveedoras de productos del Bierzo, que la cerezas que crecen en las huertas de Cacabelos, Villafranca y sobre todo Rimor, son muy diversas, hay más de diez variedades distintas, y son especialmente sensibles a la lluvia, sobre todo a las primeras tormentas del verano, pero las más afamadas son más oscuras, muy carnosos, más grandes y dulces. También nos comentan que desde siempre, una parte importante de la producción de Cereza del Bierzo se ha destinado a la industria conservera y es verdad, que leonés que se precie no recuerda haber oído en su infancia que el mejor remedio para el dolor de barriga era una cereza en aguardiente.

“Cuando el pájaro la pica es cuando la cereza está rica”

Las Cerezas del Bierzo se suelen clasificar por su momento de maduración en la temporada más que por la variedad (salvo la diferenciación cereza – guinda), y así las hay tempranas, de media estación y maduras, por lo que no será raro encontrarse Cerezas del Bierzo en los mejores puestos de los mercados durante todo el verano. Es una fruta relativamente cara (las mejores cerezas se pueden vender a más de 8 €/Kg o 10€/Kg), pero la inversión en un sabor único merece la pena.

Bol de cerezas del BierzoNuestras últimas Cerezas del Bierzo

Pues eso, como recomienda la Organización Mundial de la Salud consume 5 raciones de frutas y hortalizas al día, y no te olvides de las Cerezas del Bierzo (si es temporada) ya que estarás tomando una ración extra de Vitamina A, potasio y sobre todo antioxidantes que te ayudarán a recuperarte mejor de las agujetas y a lucir una piel cuidada, aspecto clave para que las fotos que compartas de tus vacaciones de verano sean la envidia de tod@s.

Ruta de tapeo y paseo por León

Tras la iniciación en el arte del tapeo con nuestras reglas básicas y hablar sobre algunos bocados típicos de la cocina leonesa, nos metemos en faena y nos mojamos con una ruta donde podáis poner en práctica los conocimientos adquiridos.

En todos los barrios de León hay bares que la gente considera sus favoritos o de “cabecera”. Esos bares que siempre están llenos, sitios en los que apetece entrar solo por el olor que sale de ellos o por la pintaza que tienen las tapas que disfrutan los clientes. Da igual que estés en Pinilla, en el Húmedo, en Eras o en El Ejido, en todas partes puedes encontrar algún rincón donde tomar unos vinos.

Resulta muy difícil hacer una ruta que pase por todas las zonas de tapeo, por eso nos hemos centrado en un paseo que recorre el barrio Romántico, el barrio Húmedo y en menor medida el barrio de la Palomera. Y como no todo es comer y beber queremos que también tengáis la oportunidad de disfrutar de algunos de los rincones más bonitos de la ciudad en el camino entre bar y bar. Aquí os dejamos nuestro itinerario:

RUTA DE TAPEO Y PASEO

Bar Genarín (Calle los Osorios, 6, 24007, León). Iniciamos nuestra ruta en este bar del barrio de la Palomera en el que podemos probar tapas como: tortilla de patata, mini Genarín (carne picada con tomate, orégano y queso), de la casa (pisto, chorizo y huevo de codorniz) o crep dos quesos (queso de Valdeón, queso cremoso y chorizo picado) entre muchas otras. La variedad es uno de sus puntos fuertes.

En el camino hacia la siguiente parada pasaremos bajo el Arco de Cárcel o Puerta Castillo que nos introduce en el casco antiguo de la ciudad, rodeado en parte por las Murallas cuyos primeros restos datan de la época augusta. Tras pasar el Arco entramos en el Barrio Romántico.

Bar Santo Martino (Plaza Santo Martino, 9, 24003, León). Como ellos mismos se definen: “comida sana y gourmet”. Con una oferta que mezcla sabores locales e internacionales, podéis disfrutar de un muttabab (paté de berenjena), una ensalada de Cúscus o una rica tortilla de calabacín.

A pocos metros se encuentra la Real Colegiata de San Isidoro, de estilo románico, acoge en su interior el Panteón de los Reyes de León. Actualmente se puede disfrutar de una proyección en su fachada llamada ‘La Historia del Reino de León’, pintada con luz por Xavier de Richemont.

Bar La Trébede (Plaza Torres de Omaña, 1, 24003, León). Aquí podemos comer uno de los clásicos de la comida leonesa, el picadillo. Lo sirven acompañado de patatas fritas y con una amplia variedad de vinos para acompañar uno de los primeros productos de la tradicional matanza.

Bar El Cid Atelier (Calle López Castrillón , 6, 24003, León). No es uno de los locales con más historia de la zona, pero han sabido crear tapas con sabor. Destacan especialmente sus tapas sobre corteza: Froilán (con morcilla y manzana), Atelier (con queso de cabra, foie e higos) y Tapete (con salmón, dátiles y queso).

Tapa FroilánTapa Froilán: corteza con morcilla y manzana en el Cid Atelier

En el camino hacia el Húmedo dejaremos a la derecha la Casa de Botines (una de las pocas obras de Gaudí fuera de Cataluña) y el Palacio de los Guzmanes (palacio renacentista del siglo XVI actual sede de la Diputación de León).

Bar La Rinconada (Calle Conde Rebolledo, 1, 24003, León). Al lado del Mercado del Conde Luna podemos encontrar una selección de productos típicos de la gastronomía leonesa como el hígado encebollado, la lengua curada o la cecina de chivo entre otros.

Bar El Rincón del Gaucho (Calle Azabachería, 2, 24003, León). Un bar de los que llevan toda la vida en el barrio Húmedo. Además de tapas a base de morcilla y picadillo, sirven unas deliciosas sopas de ajo que en el invierno leones ayudan a entrar en calor.

Bar El Rebote (Plaza San Martín, 9, 24003, León). Para terminar nuestra ruta llegamos a un bar conocido por sus croquetas de buen tamaño y con algunos sabores poco habituales. Desde las más clásicas como las de atún o bacón, pasando por el logrado sabor de la croqueta de pizza, hasta llegar a las más leonesas como la de cecina o la de morcilla.

Croquetas en el ReboteCroquetas en el Rebote

El final de nuestro paseo nos lleva a uno de los lugares más singulares y bonitos de la ciudad, la Plaza del Grano, cuyo nombre oficial es el de Plaza de Santa María del Camino por la iglesia cuya parte trasera da a la plaza. El suelo mantiene un empedrado de canto rodado característico del León medieval.

Extra: Bar El Grifo (Plaza Santa María del Camino, 9, 24003, León). Para los que se queden con ganas de más, este es un buen lugar para disfrutar del entorno, desde su terraza, con una copita de vino y su tapa de jamón o queso sobre un pedazo de pan (es fácil que te sorprendan con morcilla u otros manjares). Tienen una gran variedad de raciones y una vez finalizado el tapeo ofrecen una amplia carta de gin-tonics.

Cerveza Zerep y tapa en el GrifoCerveza Zerep y tapa en el Grifo

Una vez terminada nuestra ruta, os dejamos en la Plaza del Grano rodeados de peregrinos del Camino de Santiago que pernoctan en el albergue que se encuentra en la misma plaza.

Seis bocados básicos en las fiestas de León

Llegan las fiestas de San Juan y San Pedro, para un cazurro algo más de una semana de feria, fuegos artificiales, concursos, conciertos, vinos y por supuesto mucha comida. La fiesta de San Juan, de origen pagano (a pesar del nombre), es una de las más populares de toda España y seguramente del mundo, el 23 de Junio se juntan demasiadas cosas; El inicio del verano, el principio del fin de los exámenes de la Universidad o las notas de fin de curso en secundaria, un tiempo caluroso (aunque si estás en León no olvides la “chaquetina”) y además los días más largos de todo el año.

Tantas buenas razones para salir a la calle hacen que León sea un hervidero, más más incluso que en la otra gran fiesta cazurra: Genarín. Por lo tanto, será misión casi imposible el poder visitar tus bares de cabecera y disfrutar de las tapas imprescindibles, hasta el mejor tabernero de la ciudad se puede ver sobrepasado una noche como esta.

Tanto si es vuestra primera visita a las fiestas de León como si tenéis nivel avanzado de Barrio Húmedo, en las semana de Fiestas de León hay seis bocados básicos que podéis encontrar en la gran mayoría de los bares de la ciudad de León, si es que os hacéis con un sitio…

El chorizo: Posiblemente uno de los productos leoneses con más fama fuera de nuestras tierras, recientemente reconocido como Marca Colectiva Chorizo de León, se suele degustar como tapa con pan de hogaza o con más embutidos de la tierra (lomo, jamón y cecina). En la semana de fiestas es muy habitual consumirlo a la brasa o a la parrilla en las carpas que este año se sitúan en la Avenida Sáenz de Miera, aunque aquí el origen leones del chorizo puede estar en duda.

Tapa de chorizo de LeónTapa de chorizo de León en la Abacería II

Una de Cecina: Sin duda la Reina de la gastronomía leonesa, carne de vacuno seleccionada y que es sometida a un proceso único de curación y ahumado , su forma de consumo tradicional es en finas lonchas, aunque cada vez es más frecuente que se incorpore a los platos más complejos y elaborados. Es la tapa más popular de la ciudad de León y normalmente, al igual que el chorizo, se come con una rebanada de pan de hogaza.

Las mollejas: La casquería es un estilo de vida entre los paladares cazurros mas exigentes, el morro, la oreja, los callos y, por supuesto, las mollejas son algunos de los productos de casquería que os podréis encontrar en las tabernas leonesas; a la plancha o guisadas con pimentón, y degustadas normalmente en raciones (si hablamos de tapas es más fácil encontrar morro entre la casquería leonesa) se trata de un plato en donde el buen hacer del cocinero es clave para probar un bocado normal o un manjar.

La morcilla: Si aún no la conocéis, no os asusteis, producto típico de la matanza compuesto por sangre de cerdo y cebolla, plato de referencia en León durante todo el año, incluso en verano y que es muy recurrente entre las tapas de un gran número de bares de la ciudad. Tradicionalmente La Bicha ha sido una visita obligada para los primerizos en la ciudad, no sabemos muy bien si era por comprobar la “mala gaita” del justamente apodado “camarero más borde España” o por poder degustar una de las mejores raciones de morcilla a la plancha de la ciudad.

Empanada de morcillaEmpanada de morcilla Flickr @catorze

“Patatinas”: Como plato singular tiene poco, la verdad, pero si se da el caso de que estáis de tapas por León será muy probable que os la encontréis, bien acompañando otros productos leoneses o sola. Uno de los bares pioneros en la patata leonesa fue Casa Blas, hoy en día son la tapa de la casa en bares como La Abacería II, El Llar, Las Torres, La Ribera o El Flechazo.

El picadillo: También llamado “chichos” en muchos puntos de la provincia, nada tiene que ver con el típico “picadillo” andaluz de tomate fresco. Como la morcilla, es un producto típico de la temporada de matanza, pero hoy en día se puede encontrar en cualquier momento del año, se trata de la carne de cerdo con la que se hacen los chorizos, sin ser metida en la tripa y cocinada a la plancha. La tapa de picadillo de La Trébede es una de las más auténticas de la ciudad.

¡Felices Fiestas de San Juan!

De tapas por León: primeros pasos

Según la RAE: Tapear. 1. Intr. Coloq. Tomar tapas en bares y tabernas.

Cuenta la leyenda que el Rey Alfonso XIII fue el primer español en degustar una tapa de jamón. La idea fue de un tabernero gaditano, que para evitar que la copa de vino de Jerez que tomaba el Rey se llenase de arena, tuvo la ocurrencia de taparla con una loncha de jamón. Su majestad quedó gratamente sorprendido, dio buena cuenta de la comida y la bebida y pidió repetir la experiencia. Su séquito, asombrado por la genial ocurrencia, solicitó lo que pasará a la historia como la primera ronda del tapeo.

Ir de tapas es una costumbre fuertemente arraigada a lo largo de la geografía española. Existen distintos formatos; desde los “pintxos” de Euskadi, en donde tu eliges el que quieres y pagas por él; pasando por ciudades como Madrid, donde tienes suerte si con tu caña te ponen algo más que unas olivas o unas patatas de bolsa (aunque los taberneros están tomando buena nota de otras costumbres); a las grandes mecas del tapeo como Granada o León, donde la tapa es cortesía de la casa con tu consumición.

El lector más avezado habrá descubierto enseguida de que pie cojeamos (el nombre de nuestra web o el calendario agrícola de San Isidoro nos han delatado), efectivamente, tenemos debilidad por las tierras leonesas de las que procedemos y por la gran variedad de sabores únicos de los que disfrutan sus gentes.

Flickr tXarlito flickr @txarlito

Vaya por delante que en León tapear no es un término frecuente, lo normal es “salir a tomar el vino”, “ir de cortos” o “quedar para tomar unas tapinas”. Si os suena a chino el termino “corto”, muy común en los bares de León, se trata de un formato equivalente a media caña de cerveza. Otro concepto imprescindible para disfrutar de un buen tapeo es el bote: hoy en día se suele empezar con 10 euros (antaño eran 5), claro está que hemos pasado de tomar vino de la casa a pedir Bierzos o Tierras de León que suben un poco la cuenta.

Solo cuando todos hayan aportado su parte al bote (siempre hay algún listillo que se intenta escaquear), es cuando las calles toman protagonismo y comenzamos a recorrer los recovecos de la ciudad descubriendo esos lugares que la hacen tan especial. El que haya visitado León de la mano de un autóctono entenderá lo que significa esto: comienzas la tarde-noche con tus amigos, hablando de lo humano y lo divino, disfrutando de anécdotas, sentimientos, experiencias y confidencias. Las calles de León huelen a reencuentro, a familia y a historia.

Para terminar, queremos dejaros unos consejos que seguro harán de vuestro tapeo leonés una experiencia inolvidable:

LOS 6 CONSEJOS PARA UN TAPEO INOLVIDABLE

  • Evita llevar el bote. Cuando hay poca gente tapeando esta norma puede no ser necesaria, pero en caso contrario pedir para todos entre un tumulto de gente se puede tornar una experiencia poco satisfactoria.
  • Si es tu primera vez en León puedes tener algunas dudas como: ¿Estará bien este bar oscuro?, ¿se comerá bien aquí?, ¿pondrán buena tapa? La respuesta a estas preguntas es sencilla, lo interesante del bar es siempre directamente proporcional a la cantidad de gente que haya dentro, aunque no te garantizará la mejor tapa.
  • Elige bien el maridaje, es importante que primero elijas si vas a vino, cerveza, mosto o butano. Si vas a cerveza deberás elegir entre corto o caña y si vas a vino debes elegir la calidad del mismo (desde el de la casa hasta Bierzos o Tierras de León de calidad). Una mala elección puede pasarte factura a lo largo de la noche, o peor aún mañana por la mañana.

Típica tapa de morcilla, Bar El Grifotípica tapa de morcilla

  • Algunas veces los taberneros olvidan ponerte tu tapita, no dudes en solicitársela, un error lo tiene cualquiera.
  • Cómete primero la tapa común. En algunos bares se estila poner una tapa individual y otra común. Si quieres probar la común, jamás se te ocurra empezar por tu tapita individual.
  • Mantén siempre a la vista tu grupo de tapeo. Un pequeño despiste puede producir que te separes y cuando te reencuentres con ellos el bote haya bajado sensiblemente. La verdad es que las nuevas tecnologías han solucionado en parte este problema, aunque siempre hay bares sin cobertura.

Feliz Tapeo.