Astorga, cuna del chocolate

comentar

La relación de Astorga con el chocolate se remonta al siglo XVI cuando el conquistador Hernán Cortés vuelve a la península después de su periodo como colonizador de tierras centroamericanas y se establece el cacao como parte de la dote del matrimonio entre su hija y el heredero del marquesado de la ciudad (el enlace nunca se llego a realizar).

A partir de ese momento varios factores influyeron en que el fruto del árbol del cacao y su transformación en chocolate tomarán protagonismo en Astorga:

  • La Diócesis de Astorga fue importante en su promoción ya que el clero, ampliamente representado en la región, se convirtió en un ávido consumidor de este producto para el que incluso se consiguió una bula papal en Cuaresma al considerarse bebida y no romper así el ayuno.
  • Los Arrieros maragatos, además de controlar el comercio de los productos que provenían del otro lado del Atlántico, realizaban la distribución del chocolate elaborado en la ciudad ayudando así a darle presencia en el resto del país.
  • El clima de la región, frío y seco, es ideal para facilitar el enfriamiento y en definitiva para la producción de chocolate en épocas en que las cámaras frigoríficas no existían.

Saco de cacao en el Museo del Chocolate de Astorga

La tradición chocolatera se ha mantenido en Astorga a lo largo de los siglos, llegando a censarse en la época más prospera de esta industria más de cuarenta artesanos chocolateros en la zona. Actualmente el número de productores es mucho más reducido, pero los chocolates de Santocildes, del Arriero Maragato o de Peñín Chocolatier siguen haciendo las delicias de los consumidores, incluso con innovaciones como el chocolate con Cecina, con garbanzo Pico Pardal, o con naranja (mejor producto perecedero de la última feria de Productos de León).

Chocolates de Peñín Chocolatier en el Salón de Gourmets 2015

Tal es la importancia de este dulce en la ciudad, que este año se ha vuelto a convertir en capital nacional del chocolate celebrando la tercera edición del Salón Internacional del Chocolate. A lo largo de lo cuatro días que duró el salón se pudo disfrutar de demostraciones, catas, cursos y master class impartidas por cocineros y maestros chocolateros como David Pallás, Fabián León, Julián Arranz o Jesús Prieto Serrano del Restaurante Serrano entre muchos otros.

Y si hablamos de chocolate en Astorga es indispensable hablar del Museo del Chocolate, que desde hace más de treinta años da a conocer la historia y las peculiaridades de este producto y que hoy os acercamos.

MUSEO DEL CHOCOLATE DE ASTORGA

En 1993 bajo la iniciativa personal de José Luis López y sin ayudas económicas comenzó la andadura de este museo en la calle José María Goy, en pleno centro de la ciudad. En febrero de 2015 se inauguró la nueva sede, con la que se ha buscado emplazar los fondos del museo (casi 11.000 piezas) en un edificio más accesible, más cómodo y con una mayor capacidad para recibir visitantes.

Entrada al Museo del Chocolate de Astorga

El museo se divide en nueve zonas, a lo largo de las cuales el visitante puede conocer el mundo del chocolate desde distintos puntos de vista como son su historia, su producción o la publicidad. Lo primero que nos encontramos al entrar en la nueva sede, que fue fábrica de chocolate y residencia del chocolatero astorgano Magín Rubio, es la recreación de una antigua tienda de chocolate que incluye una zona en la que el visitante puede aprender como degustar chocolate.

Instrucciones para una correcta degustación de chocolate

El recorrido comienza en la Cámara de Maravillas, en la que se exponen múltiples muestras de cartelería, calendarios o cromos que utilizaban los fabricantes para la promoción de sus marcas y con la que se pretende que el visitante se traslade a los espacios que poseían la antiguas fábricas en las que exponían objetos relacionados con el chocolate.

Cámara de Maravillas

La siguiente sala se centra en el cacao y en los orígenes del chocolate. Se trata de un espacio interactivo donde se realiza un viaje a sus orígenes, al cultivo y a los lugares donde se produce el ingrediente principal del chocolate. Además, la posibilidad de tocar distintos tipos de cacao o de oler algunas de las especias más ligadas al chocolate, facilita despertar el interés de los más pequeños.

Equivalencias del valor del cacao con otros productos

Una vez que nos hemos puesto en contacto con las materias primas, pasamos a la Sala de Elaboración del Chocolate que se divide en dos secciones. En un primer lugar encontraremos los utensilios utilizados para elaborar el chocolate a brazo y las primeras maquinas para la elaboración de chocolate a la piedra. Al fondo de la sala se dedica un espacio al moldeado, donde podremos ver como se obtiene la tan característica forma de las tabletas de chocolate o los míticos cigarrillos de chocolate. De camino a la segunda planta se sitúa la Sala de usos múltiples, donde se proyecta un video sobre la elaboración de chocolate de forma artesanal.

Utensilios para la elaboración de chocolate

Lo primero que nos encontramos al subir a la primera planta es la Sala del Consumo de Chocolate. Se trata de un espacio en el que se exponen una serie de piezas relacionadas con el consumo, como rodillos para sacar la espuma al chocolate o chocolateras de distintos materiales y tamaños para tomar chocolate caliente o a la taza. Además la sala esta decorada con una serie de calendarios, carteles publicitarios y piezas relacionadas con el consumo original del chocolate en México.

Utensilios para el consumo de chocolate

Como no podía ser de otra manera, la publicidad fue vital para dar a conocer y crear imagen de marca para los chocolateros astorganos. La visita al museo continúa con una sala donde nos encontramos con multitud de cajas metálicas que se utilizaban como reclamo publicitario y que eran típicos regalos que hacían los chocolateros a los clientes que compraban sus productos. Es sorprendente ver las colecciones de cromos de personajes populares que se regalaban, los juguetes para los más pequeños o incluso un estereoscopio con motivos chocolateros.

Envases antiguos de chocolate

Tras pasar por la sala que hace homenaje a las Familias de Chocolateros más reconocidos de Astorga y que llegaron a ser distribuidores de la Casa Real de Madrid, pasamos a la última sala del museo. Se trata de la Sala de La Imprenta y la Litografía en la que se exponen las planchas de zinc y las piedras litográficas que utilizaban los artesanos chocolateros para crear las impresiones de los envoltorios que contenían el producto final.

Piedras litográficas

Esperamos que hayáis disfrutado de nuestro particular paseo por el Museo del Chocolate de Astorga, una forma diferente de conocer el chocolate y un plan obligatorio para todos aquellos que estéis de visita en la ciudad maragata.

Museo del Chocolate de Astorga
Avd. de la Estación, 16, Astorga
Teléfono: 987 616 220
Contacto: museochocolate@ayuntamientodeastorga.com / reservasmucha@ayuntamientodeastorga.com

Horarios:
De martes a sábado de 10:30 a 14:00 h. y 16:30 a 19:00 h.
Domingos y Festivos de 10:30 a 14:00 h.
Lunes cerrado.