Bocadillo de cecina de León con tomate, el “bocata leonés”

Este post es más una reivindicación que otra cosa. Por el sabor, la sencillez y la honestidad gastronómica. Por los bocadillos.

En León, como pasa en gran parte de España, el “bocata” ha ido cediendo espacio a las especies invasoras del reino de las rebanadas de pan con cosas dentro: hamburguesas, kebabs, sandwiches, e incluso “nuevas amenazas” llegadas del Lejano Oriente como los baos. Todos somos un poco responsables de esta situación. Nosotros como los que más, y si ahora echamos un vistazo al post que le dedicamos a las 7 formas de comer chorizo de León, parece imperdonable que el modesto y a la vez excelso bocadillo de chorizo no aparezca en la lista.

Es el momento de ponerle remedio. Si desde David de Jorge y el grandísimo Martín Berasategui, hasta los chicos de El Comidista hacen apología del bocadillo, nosotros no queremos ser menos. Ellos marcan el camino, y nosotros lo seguimos fielmente aportando nuestro toque de la tierra, el toque leonés.

Tratamos de encontrar una combinación de ingredientes que resulte en un bocadillo al alcance de cualquiera, que sea fácil de preparar y sobre todo, que sea rico y sabroso. Siendo León una tierra con excelentes embutidos, puede parecer una labor sencilla, pero no lo es. La tentación de poner una buena ración de morcilla de León sobre una rebanada de pan es muy poderosa, pero no es lo que buscamos. Tampoco ha sido una decisión agradable dejar fuera a nuestros quesos; alguno de ellos, como el premiado Queso Praizal, sería merecedor por derecho propio a participar en nuestra “gesta bocadillil”.

Buscamos la sencillez y al mismo tiempo hacer que nuestro bocadillo tenga un marcado carácter leonés. Por eso, creemos que un bocadillo de cecina de León con tomate cumple perfectamente con los requisitos. Manos a la obra.

Lo primero es seleccionar el pan. Esto es cuestión de gustos, pero nosotros recomendamos un pan bien cocido y que tenga la cantidad justa de miga. Queremos que el bocadillo esté muy, muy crujiente. Por ejemplo, ni la típica hogaza leonesa, ni el popular pan de uña astorgano son buenas opciones en este caso. Un buen candidato es el pan de Montejos, muy cocido y de corteza gruesa.

Lo siguiente es la cecina. Si no tienes una carnicería o charcutería de confianza que te garantice una cecina de calidad, debes confiar en alguno de los productores adscritos a la Indicación Geográfica Protegida de Cecina de León.
No te la juegues. Es el ingrediente principal, y una mala cecina que esté salada o que no esté tierna, arruinará el bocadillo.

Por último hay que elegir un buen tomate. En la provincia de León tenemos muy buenas alternativas, con zonas y pueblos muy famosos entre los leoneses por su gran horticultura. Los tomates de Mansilla de las Mulas (que celebra su feria del tomate en Agosto), los de la llamada “huerta del sur de León” en Fresno de la Vega, o los tomates del Bierzo de cultivo ecológico (concretamente los de la zona de Cacabelos); cualquiera de ellos nos vale. Lo que si es importante, es conseguir un tomate “macizo”, con mucha carne, y también que esté bastante maduro para que impregne bien el pan.

Ingredientes

  • Un buen pan, mejor en barra, bien cocido y con la corteza muy crujiente. Si es de tipo Montejos, mejor.
  • Cecina de León cortada en lonchas finas, entre 50g y 100g.
  • Un tomate mediano maduro, de unos 150g.
  • Aceite de oliva (opcional).

Elaboración

Hacer un bocadillo no representa un gran reto, pero si que os vamos a dar un par de consejos para conseguir el mejor resultado posible:

  • Corta el pan con un cuchillo de sierra y aplicando mucho cariño. No destroces la corteza, buscamos el efecto crujiente. Si el pan es de primera calidad, puedes añadir un chorrín de aceite de oliva en cada rebanada.
  • Si la cecina no está muy tierna, desmenúzala en trozos pequeños con las manos, así cada bocado será más fácil. También es importante dejarla “orear” antes de ponerla sobre el pan, que esté a temperatura ambiente.
  • Corta el tomate en rodajas generosas. Se trata de que el tomate aporte frescor y dulzura, para hacer contraste con la potencia del sabor de la cecina.

Hasta aquí nuestra recomendación de bocadillo leonés. Ahora sólo falta que os animéis a crear vuestras propias recetas y las compartáis en redes sociales usando el hashtag #BocataLeonés.

A disfrutarlo!

    Lourdes 6/9/2017 - 14:43

    Rico rico 100%

* Por favor, rellena todos los campos para comentar, y ten en cuenta que tu comentario será moderado. No usaremos tu dirección de e-mail para enviarte spam.