341 Kilómetros

341 kilómetros separan mi casa en Madrid, de la casa de mis padres en León. Con el paso de los años el trayecto se hace monótono y el mejor momento del viaje llega cuando pasas Benavente, ves el cartel que señala el comienzo de la provincia de León y sabes que no queda nada para llegar (la experiencia contraria se vive a la vuelta al llegar al cartel que anuncia el inicio de la provincia de Zamora).

En los casi siete años que llevo fuera de León he vivido en seis barrios diferentes, pero hay una experiencia que se repite con cada cambio de residencia. Es el momento de seleccionar los lugares donde hacer la compra, no la de artículos genéricos que puedes encontrar en cualquier supermercado, más bien la de productos en los que buscas algo más. Nos referimos a la fruta, la verdura, las legumbres o la carne. Esos alimentos recién recogidos de la tierra o salidos de las ganaderías leonesas, que nuestras madres bajan a comprar al mercado del Conde, al de la Plaza Mayor o a las tiendas tradicionales del barrio.

Aquí también hay mercados (y muy buenos), pero resulta complicado encontrar todos y cada uno de los productos que deseas, con la procedencia que buscas y a los precios a los que estás acostumbrado. Esto produce que cada viaje por la A6 dirección Madrid conlleve que el maletero vea ocupada gran parte de su capacidad por multitud de alimentos con origen leonés.

Hay tres productos que me resulta difícil encontrar fuera de León a un precio razonable y sin recorrer la ciudad para localizarlos:

Carne de Buey

Entrecotte de Buey Valles del Esla

Siempre ha estado ahí, pero de un tiempo a esta parte se esta abriendo camino en el mundo de las carnes más sabrosas y deseadas. En León tenemos dos exponentes de esta tendencia.

En Jiménez de Jamuz se encuentra el restaurante “El Capricho”. Medios nacionales e internacionales como Time o The Guardian se han hecho eco de la calidad de la carne servida por José Gordón, que presta especial atención a la selección de las reses, a su cría y al posterior macerado de la carne.

Pero si quieres llevarte a casa unas buenas piezas de carne, la carne de “Buey Valles del Esla” es lo que buscas. Se trata de una carne de reconocido prestigio que puedes comprar en formatos como el chuletón, el entrecot o en hamburguesas. Una carne con sabor que no deja indiferente y que aunque no es de las más baratas, te dejará más satisfecho que un triste filete de vaca de los que puedes encontrar en esas horribles bandejas del supermercado.

Morcilla

Morcilla de León

Sin arroz, claro está. Es muy habitual encontrar morcillas de distintas regiones en los comercios, pero la de León resulta realmente difícil de encontrar fuera de la provincia. La leonesa básicamente tiene sangre y cebolla, dos ingredientes que se juntan para formar uno de los productos más representativos de la gastronomía leonesa. Si la cocinas a la plancha y la untas sobre un pedazo de pan tostado con aceite estará deliciosa, pero no es la única manera de disfrutarla. Si pruebas a incorporar la morcilla a los ingredientes de tus platos habituales puedes darles un toque diferente: a la tortilla de patata, pasando por una empanada a base de manzana reineta y piñones o ¡hasta en una pizza!. Un sabor muy nuestro y cada vez más utilizado en recetas elaboradas.

Cecina

Cecina de vaca

Otro de los productos estrella de nuestra gastronomía. Aunque se puede encontrar de chivo, de toro de lidia o de otros animales, la más conocida es la de vaca. Hasta hace no mucho tiempo era bastante habitual invitar a cenar a casa a algún amigo foráneo que nunca la hubiera probado y ver como se sorprendía con su sabor (estas catas se convierten en pedidos cada vez que alguien se entera de que viajas a la provincia). Actualmente, es bastante frecuente encontrarla en la carta de muchos restaurantes y normalmente no es de los platos más baratos de la misma. Al igual que la morcilla ha dejado de ser un producto que se consume solo y desde hace años en las pizzerías de León se puede pedir una pizza “Leonesa” (con cecina como ingrediente principal) y también encontramos Chefs de prestigio que la emplean en sus creaciones.

Aunque nos hemos centrado en estos tres, es infinita la lista de los productos que de vez en cuando recorren la autovía con nosotros. Hogaza de pan de pueblo, chorizo, vinos Tierras de León o del Bierzo, queso de oveja, manzana reineta, picadillo de matanza, puerros de Sahagún y un largo etcétera que os iremos mostrando en próximos artículos.

Comentarios:

    PELOTUDO 8/7/2015 - 19:54

    LAS FOTOS EL ARTICULO PERFECTO Y ELEGANTE ,LAS FOTOS PATETICAS, COMO SIEMPRE

    Rafael 9/7/2015 - 12:04

    El problema de la bodega EL CAPRICHO es que,desde que se hicieron eco de ella el TIME y The GUARDIAN,los precios se alejan para el común de los mortales.La conozco desde que era “desconocida”por los medios y era un lugar que francamente me encantaba.Hoy en día se aleja de mis posibilidades.

    Comer de León 9/7/2015 - 12:39

    Gracias por comentar Pelotudo, lamentamos mucho que las fotos no hayan sido de tu agrado, están hechas con nuestro mayor esmero.

    Comer de León 9/7/2015 - 12:48

    Gracias por leernos y comentar Rafael,

    Desconocemos cual era el abanico de precio en El Capricho antes de las publicaciones en Time y The Guardian, pero en cualquier caso la cría de bueyes y el proceso de transformación y elaboración de ese tipo de carne creemos que es bastante costoso.

Añadir comentario:

* Por favor, rellena todos los campos para comentar, y ten en cuenta que tu comentario será moderado. No usaremos tu dirección de e-mail para enviarte spam.