Cómo hacer una barbacoa al estilo leonés

Ahora que definitivamente el calor y el buen tiempo se han instalado en toda la geografía española, comienza la temporada oficial de parrilladas y barbacoas. Aunque a lo largo de todo el año es normal que se celebren fiestas gastronómicas alrededor de la parrilla, esta es la época estrella para trasladar la cocina al jardín y disfrutar del característico sabor que proporciona el calor de las brasas. Y es que, como dice una multinacional de la cocina rápida: a la parrilla sabe mejor.

La provincia de León cuenta con una gran selección de establecimientos en los que la parrilla es uno de los elementos básicos de la cocina, como en la Bodega el Capricho cuya carne de Buey es la estrella siendo reconocida en todo el mundo, o como en El Rincón de Nando que celebró en marzo las Primeras jornadas del Black Angus.

También son una referencia las parrillas de La Cueva de San Simón que celebra desde hace años sus Jornadas de la Carne Roja y La Parrilla del Húmedo con sus jornadas del Buey.

Parrilla de la Cueva San Simón en Valdevimbre

Nosotros, además de disfrutar de estos fantásticos restaurantes, somos unos grandes aficionados a las barbacoas, y nos encanta el protocolo que implica preparar una buena parrillada: la logística necesaria para una compra de grandes dimensiones, la típica discusión sobre quién prepara mejor las brasas y las diatribas contra el cocinero acerca del punto de cocción de la carne.

Como apasionados de esta forma de cocina al aire libre, hoy queremos compartir algunos consejos para que vuestra parrilla de verano sea un éxito:

EL LUGAR

Si sois de los afortunados que tenéis una casa en el pueblo o una bodega con vuestra propia parrilla, lo tenéis fácil. Y si disponéis del espacio pero lo que os falta es parrilla, por menos de 10 euros podéis comprar una de usar y tirar o una reutilizable por menos de 30, una inversión que posiblemente os traiga muchas alegrías. Para los que no disponen de un lugar propio, hay otras opciones como buscar un lugar habilitado para preparar barbacoas o hacer una escapada a un alojamiento rural que disponga del equipamiento necesario como La Majada de Peñacorada, Los Calderones de Piedrasecha o La Cola de Caballo de Valdorria.

Sea cual sea vuestro caso, recordad que nos encontramos en época de alto riesgo de incendios y hay que ser muy prudente. Sobre todo, si pensáis hacer vuestra barbacoa al aire libre, debéis consultar primero con el Servicio Territorial de Medio Ambiente ya que en época veraniega es habitual que se produzcan restricciones a la hora de hacer fuego y si no cumplís la normativa os puede caer una multa.

Preparando unas buenas brasas

LA COMIDA

Cuando empezamos a planificar una parrillada toca decidir qué alimentos vamos a cocinar y en ese sentido, en la provincia de León tenemos la suerte de tener productos autóctonos que nos permiten elegir entre hacer una parrilla de carne, de pescado o de verduras.

Si queremos hacerla de pescado, en el mercado podemos encontrar truchas, salmones, cangrejos o ancas de rana de los ríos de la provincia, y la alternativa más económica de aquellas variedades provenientes de piscifactoría. En cuanto a las verduras, la huerta leonesa produce una gran variedad de productos como los Pimientos de Fresno, los Tomates de Mansilla, patatas (para asar en las brasas) o espárragos trigueros. Y no nos podemos olvidar de la gran variedad de setas que crecen en la provincia y que en temporada son una buena elección para hacer al calor del fuego.

Espárragos trigueros a la parrilla

En la mayoría de las parrilladas la gran estrella es la carne. Alitas de pollo, churrasco, panceta, chorizo criollo o para asar en las brasas o costillas son algunas clases de carne perfectas para la parrilla. En toda la provincia hay muchas carnicerías donde podéis comprar carne de calidad especial para parrilla. Nosotros últimamente nos hemos hecho clientes habituales de Cárnicas Riaño, donde además de tener entre otros cortes chuletón y entrecot de Buey Valles del Esla, tienen una amplia variedad de hamburguesas y mini hamburguesas, de pinchos morunos de distintos tipos de carne y muchos más productos para hacer a la brasa.

Brochetas de Cárnicas Riaño

EL ACOMPAÑAMIENTO

Y para calmar el hambre mientras preparamos las brasas y cocinamos, no nos podemos olvidar en nuestra compra de adquirir algunos productos que no se harán en la parrilla. En Patatas fritas Marcos podéis encontrar sus famosas patatas fritas y una amplia variedad de frutos secos, en El Serranillo una amplia variedad de encurtidos o también os podéis decidir por alguna conserva como las de De lo nuestro artesano.

También son buen acompañamiento unos embutidos como los de Casa de la Montaña o unas empanadas como las de Panadería Luciano o las de Panadería Flecha. Y sin salir de la panadería no os olvidéis de comprar unas buenas hogazas de pan para acompañar toda la comida y algo de postre donde los productos de Confitería Asturias – La Masera o los de Confiterías Fuensanta son buenas opciones.

Empanada de chorizo de Panadería Luciano acompañada de un Tradición de Vinos Guerra

LA BEBIDA

Una vez elegidos los Productos de León que haremos en nuestra barbacoa, toca seleccionar las bebidas para acompañar la comida. La cerveza no puede faltar y en la provincia tenemos varias cervezas artesanas perfectas para refrescarnos como la Kadabra, la Old Skull o la Mayos. Hay un vino tinto, blanco y rosado D.O. Bierzo o D.O. Tierra de León perfecto para acompañar las carnes, pescados y verduras que elijamos para cocinar. Y para los que no quieren alcohol, la empresa leonesa Zerep tiene en su oferta aguas, gaseosa, mosto y refrescos de distintos sabores.

Cervezas artesanas de León: Kadabra y Celada

LAS BRASAS

Si hay algo más importante a la hora de preparar una parrillada que comprar el mejor producto, es conseguir unas buenas brasas. Lo primero será elegir el material que utilizaremos para crear nuestras brasas ya que la potencia calorífica, la calidad de las brasas, el tiempo que tardaremos en conseguirlas y la duración de las mismas son diferentes dependiendo de si utilizamos carbón vegetal, leña o ramas secas. A la hora de encender el fuego lo mejor es no utilizar productos químicos que puedan estropear la comida, y usar astillas finas o piñas que arden con facilidad y no estropearan los sabores.

Una vez que hayamos conseguido que nuestras brasas estén en su punto perfecto con esos colores blancos, grises y rojizos habrá llegado el momento de empezar a cocinar. Eso sí, tened cuidado si vuestra comida tiende a soltar grasa en su cocinado ya que puede producir que se reavive el fuego y las llamas “churrusquen” la comida.

Hamburguesas de Cárnicas Riaño con brasa de leña

Recordad que es importante respetar unas normas básicas a la hora de hacer fuego, como por ejemplo tener siempre una fuente de agua cerca, no colocar combustible ni materiales inflamables cerca, evitar que los niños se acerquen y una vez terminada la parrillada asegurarse de que queda bien apagada.

Después de estos consejos solo queda empezar a planificar la próxima parrillada y desear que vuestro próximo encuentro con el fuego y las brasas sea todo un éxito.

Añadir comentario:

* Por favor, rellena todos los campos para comentar, y ten en cuenta que tu comentario será moderado. No usaremos tu dirección de e-mail para enviarte spam.